Superposición del sitio

Vamos a conocer una libertad y una felicidad nuevas

Antes de conocer ASA, no sabia que tenia un problema  de adición al sexo y al amor. 

Jamás hubiese entendido, que la misma anorexia que padecía en  la alimentación, estaba relacionada con el sexo, y menos aún que era una adicción; para mí, la adicción se refería solo al consumo sustancias.

Carecía de libertad, porque mis conductas  estaban dominadas por la parte  obsesiva  de la adicción “no poder  parar”. 

En mi caso, no poder parar de buscar una y otra vez la forma  de relacionarme con una persona, que si bien me  atraía,  insistentemente negaba  y  reprimía la naturaleza sexual de todo  ser  humano:  “ponía  excusas para  no tener sexo» basándome  en la  doctrina de mi familia  y   de la  religión,  respecto  a una mirada repugnante del sexo.

De esta manera  afectaba mi libertad de elección, ya que dichas excusas  determinaban mi rechazo al contacto sexual.   

Aprendí  que las mismas eran inconscientes, y que tenían una raíz más profunda:  mi anorexia sexual.

Entendí, que  también existía la llama anorexia emocional, por la cual huía de aquella persona que podía generar un compromiso emocional, aunque tuviera fantasías romántica de que fuera mi príncipe azul.