Superposición del sitio

Los Circulos

Para ayudarnos a definir nuestra sobriedad sexual, muchos miembros utilizamos una herramienta que se desarrolló en ASA llamada los tres círculos.

Es sólo una herramienta y no es un requisito utilizarla. No todos los adictos en recuperación utilizan este método. Sin embargo, esta herramienta les ayudó a muchos miembros a establecer las bases para su recuperación.

Dibujamos tres círculos concéntricos, que constan de un círculo interior, medio y exterior. Con la ayuda de nuestro padrino u otras personas en recuperación escribimos distintas conductas en cada uno de los círculos. 

En el círculo interior colocamos las conductas sexuales de las cuáles deseamos abstenernos, las que consideramos como de “actuación.” 

En el círculo medio colocamos las conductas que nos pueden llevar a la actuación o de las cuáles no estamos seguros. 

En el círculo exterior colocamos las conductas sanas que enriquecen nuestras vidas y nuestra recuperación.

Nuestros círculos no están fijos para toda la vida. Conforme avanza nuestra recuperación y adquirimos un nuevo entendimiento acerca de nosotros mismos y nuestra adicción, quedamos en libertad de agregar o retirar conductas, o moverlas de un círculo hacia otro, de forma que reflejen este nuevo crecimiento y percepción.
Nos hemos dado cuenta de que no podemos cambiar los Tres Círculos por capricho, sino sólo después de una cuidadosa consideración y oración, y con la guía de nuestro patrocinador y nuestros grupos.

En el programa de Adictos Sexuales Anónimos la actuación se puede definir como participar en conductas sexuales que colocamos en nuestro círculo interior. La sobriedad sexual, entonces, se define como abstenerse de estas conductas del círculo interior. De igual forma, una recaída (o pérdida de la sobriedad sexual) se refiere a participar en una conducta del círculo interior.

Cuando definimos nuestro círculo interior, o de alguna otra forma definimos lo que es la actuación para nosotros, eliminamos una posible confusión con respecto a nuestro programa o a lo que nos referimos cuando utilizamos términos tales como “actuación” o “abstinencia.” Definir con claridad esto nos hace responsables ante nosotros mismos y ante aquellos que nos están ayudando en nuestra recuperación.

El círculo medio nos ayuda a evitar ser perfeccionistas sobre nuestros estándares para la sobriedad sexual. Colocamos en el círculo medio las conductas que son “resbaladizas” para nosotros o de las cuales no estamos seguros.

Mas información en: https://saa-recovery.org/literatura-espanola/los-tres-circulos-definiendo-la-sobriedad-sexual-en-saa/